Y para empezar: lapislázuli

Hoy voy a pensar en las palabras que me gustan:

crepúsculo, umbral, jade, almohada, ánfora,

cobalto, pelechar, apoltronado, redondo, lapislázuli;

y en aquellas cosas que apenas puedo describir con claridad pero que he sentido:

el color rojizo y rosa del sol naciente o del ocaso;

la respiración de alguien que duerme tranquilo;

los labios de quién le da una calada a un cigarro;

el momento anterior al estallido

de un vaso de vidrio contra el suelo

cuando se lo ve caer,

desde la impotencia de la distancia;

las formas de los restos de café en una taza bebida,

el tipo exacto de “r” en el ronroneo de un gato,

el límite entre lo placentero y lo desagradable de una mordida,

los miles de prismas de arena tocando la planta del pie

en una playa, para volverse paso;

el ritmo masivo de los pies

cuando un tren se vacía en la estación;

la espera en un aeropuerto;

el olor a huerto,

el aroma a muerte,

la sensación de la suerte,

el andar en zigzag,

el swing y un cierre subiendo deprisa,

el estallido acuático de un clavado

durante un día de calor andaluz,

un motor que arranca,

el gesto de una gárgola,

el desgaste de un escalón en un pasaje concurrido

el embelesamiento al ver una rueda girar

o un avión volando,

como si los viera por primera vez,

cada vez,

cultivar la sorpresa y las flores del presente,

sentir su sombra gigantesca

sentado en un parque,

acercarse al umbral entre ese punto

y el pasado,

morderlo como el filete más tierno,

como la fruta más fresca

o la noche más lúcida.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s