La vitalidad desconcertante

Bonobo, Black sands, 2010

___________________________________________________________________________

No… Ya sé lo que usted cree… Pero escúcheme… Yo no estoy loco. Hay una verdad, sí… Y es que yo sé que la vida va a ser extraordinariamente linda para mí. No sé si la gente sentirá la fuerza de la vida como la siento yo, pero en mí hay una alegría, una especie de inconsciencia llena de alegría.”

—–

Roberto Arlt, El juguete rabioso, 1926

_____________________________________________________________________________

Una vitalidad desconcertante

me habita,

de una viscosidad nueva,

excéntrica,

violenta y paquidérmica,

fluida, densa, volátil,

de reptil que se vuelve ave,

de escamas a plumas,

de uñas a garras,

atado a la tierra, seguro

y capaz despegar, alado

¿Qué tiene la vida que parece

tan brillante al tacto,

pero que no te ciega,

sino que parece mostrar

en detalle sus aristas

mientras gira 360º?

¿Qué tiene que parece

que uno no pudiera morirse?

Inmortalidad por instantes,

mientras se vive,

no cuando se ha muerto,

las religiones dominantes se equivocan

al respecto,

ahora se percibe,

después, no sé,

y es que un gran día

no es aquel en que se esperan eventos grandiosos,

agendados, donde se usarán trapos nuevos,

sino aquel en que cualquier evento

puede ser grandioso si se lo mira con cuidado,

se se escruta con todos los sentidos,

si se vive con presencia,

sin pasados ni futuros,

mi miedos mortales.

Ir al supermercado,

cortarse las uñas,

acostarse bocarriba y no de lado,

comprar un timbre postal,

abrir el correo,

pasar junto a un pedestal

que fue trofeo,

ajustar una correa,

sin que esto corroa nuestro tiempo,

cortar unos jitomates,

hacer la cola para unos trámites,

cuando todo encaja en su sitio,

cuando no nos ha traído la marea,

es tan vívido, lúcido, lúdico y polimórfico

que es agradablemente desconcertante,

ser un sensor de la vida,

mientras la rueda gira,

y nosotros con ella,

dentro,

cuando no se es inercia

sino movimiento,

rápido o lento,

poco importa,

mientras el giro

una lo interno con el universo,

del plexus solar hasta la última galaxia conocida,

aunque sea sólo por un segundo,

todo con tal de no pasar una vida

sin ser eterno,

aunque sólo sea por hoy.

¡Ay, Arlt,

te comprendo

como si nos hubiéramos emborrachado

juntos toda la vida!

¡Qué eterno debes haber sido

mientras estuviste contigo,

aunque a ratos hayas sufrido,

de alegría, un nido,

un nudo unido!

_____________________________________________________________________________

Y para los que se sientan listos para afrontar cualquier jungla, he aquí una rola llena de energía animal:

Kinky, « Pos que se vengan », Atlas, 2003

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s