Nube de muela

Otra vez ese olor a muela caliente

que se desmorona bajo los ciclos del esmeril

miniatura,

Esa superficie

lo suficientemente dura,

áspera,

de estampida en una estampilla,

como para reducir mi muela a ese polvo

que tragaba con el agua de su proyectil integrado,

o que veía flotar por un instante,

acostado,

nube de muela,

antes de desaparecer dejando sólo la base

rodeada por una encía desproporcionada.

Especie de desnudez.

En su honor,

se colocarán dos cimientos metálicos minúsculos,

encastrados en donde, en tiempos mejores

hubo raíces y nervios, y ahora habrá cemento.

Se coronará la obra con una pieza de porcelana:

Los pecados sanitarios y el aprendizaje

de hacerse cargo de uno mismo

quedan perdonados con esta coronación,

por todas las religiones pasadas y por existir.

Y sobre todo, por uno mismo.

Mi dentista es profesional y discreto,

en ningún momento dijo,

como aquella mucama del hostal,

al ver el estado del cuarto sevillano,

“es usted un guarro, menudo marrano”,

sólo me tendió la cuenta, sin dejar de sonreír,

y quedamos todos a mano.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s