¿Dónde putas he andado? II: La cajuela

lit_pour_coffre_de_voiture

Aquella tarde de viernes había terminado la chamba en la escuela de Ivry, un suburbio al sur de París al lado opuesto de la Courneuve, donde vivo. Como cada día, para hacer más digerible el trayecto de una hora y media, lo hacía por etapas. Esa tarde iba a pasar a visitar a Pierre Luc, el primo de Kenji, cerca de la Bastilla para echar una chela y aprender, más que hablar, sobre el rap actual al cual es adepto. Al llegar, me abrió la puerta uno de sus amigos, lo saludé y me presenté, su respuesta fue la siguiente:

– Si quieres, pero ya nos conocemos.

Mis ojos se entre cerraron instintivamente, mirando esta vez con atención su rostro para tratar de conjugarlo con algún recuerdo, sin suerte. Supongo que se dio cuenta puesto que retomó la palabra:

– Pues yo sí me acuerdo de ti, cuando te subiste a la cajuela de mi coche.

– ¿Perdón?

– Lo que te digo, insististe en subirte a la cajuela.

Seguía tratando de encontrar algún recuerdo pero nada parecía querer subir a la superficie de la consciencia.

– ¿ Y había alguna razón para que quisiera hacer eso? ¿Estaba borracho?

– ¿Borracho? No creo, sólo bebimos una cerveza.

– ¿Quiénes es nosotros? ¿Y hace cuánto?

– Pierre Luc, su primo, tú y yo, mmmm… Hace más de un año, o dos.

– Interesante. ¿Y la cajuela? Si sólo eramos cuatro y que salimos juntos, podríamos haber subido normalmente.

– Sí, pero mi coche es de función, y no hay asientos traseros sino una extensión de la cajuela para almacenar cosas.

– Eso explica la cajuela.

-Ahora que lo dices, había quizás una razón, parecías decidido a salir de tu casa y no querías agarrar el metro. Nosotros íbamos a Porte de la Villete, e insististe en subir con nosotros, aunque fuera en la cajuela.

– ¿Y luego?

– Luego te dejamos en Porte de la Villette, debajo del periférico. Dijiste que caminarías desde ahí.

– Bueno, pues mucho gusto nuevamente. ¿Y sabes a dónde iba?

– Eso no lo dijiste, pero dada tu determinación para salir, yo diría que seguro llegaste, y que regresaste, puesto que estás aquí.

– Gracias por los recuerdos.

– De nada, pásale, Pierre Luc está en la cocina con la gata.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s