Esperando el salario, otra vez

maxresdefault

Money, get away.

get a good job with more pay

and you’re okay

_________________________

Pink Floyd, Money, Dark side of the moon, 1973

Tengo tres trabajos, uno de base, el que me paga menos, pero me da más horas; el que completa el salario mínimo con diez horas más; y el que me debería pagarme más y sacarme de la precariedad, pero que no me ha pagado desde hace seis meses y contando. Todo por ser un inmigrante y haber llegado tarde cuando repartieron el pastel.

Hoy es primero de mayo. La secretaria juró y perjuró que ya no habría problema, que en la Educación Nacional no se cometían errores graves dos veces, y que esta vez recibiría todo de tajo.

Primero de mayo sin dinero que no sea para lo esencial, hasta me dan ganas de salir a manifestar a ver si algún alto funcionario del Estado me escucha y deja que me paguen.

Porque también sé de la Educación Nacional, que si no pagan el día primero, ya va a ser hasta el otro mes.

Esperas, he tenido, todos han tenido, para empezar, cuando se iba a nacer, después todo son esperas, como si la vida estuviera en el futuro y no en los presentes que se encadenan.

Márquez esperaba una beca, y en su cabeza eso devino un Coronel y unas cartas. Para Beckett, la espera es absurda, sobre todo si se espera a Godo. Ojalá tuviera un aliciente más loable, como el de Bandini, que esperaba el dinero de la publicación de unos cuentos, en vista del éxito de The Little Dog Laughed, y de paso para comer.

Chinanski esperaba el cheque del empleo en turno para comprar cerveza, pagar la renta, irse de bares y vivir, con los encuentros y desencuentros que esta actividad puede implicar. Aunque a veces el cheque llegaba antes de fin de mes, cuando lo despedían por estar borracho en el trabajo.

También está la espera de la persona amada, a una hora determinada, como la que trata Barthes en sus Fragments d’un discours amoureux: si no llega en los primeros minutos, es tolerable; si llega una media hora tarde, ya es reprochable; si llega después de una hora, es reprobable; pero si pasan horas y no llega, es preocupante, angustiante, lleno de posibilidades desastrosas que dejan a la luz la posibilidad de una pérdida total e infinita de la persona que se ama y que se sobreponen a cualquier reproche por un simple retraso.

Es en estas ocasiones en que me alegro más por el hecho de no haber seguido la línea convencional de la cultura de donde provengo, no haber formado una familia, no tener hijos ni novia, al menos la angustia de no saber cuánto dinero va a llegar al final de mes, me deja con un sólo problema por resolver, y no el hambre de varios.

El no tener dinero no te deja pensar claramente, y si se logra crear algo, es casi por milagro, o porque se tienen super-poderes como los de Márquez.

En esta espera ya estoy más allá de la indignación y la búsqueda de justicia, de una tan simple como la de que te paguen lo que ya trabajaste, sobre todo porque mi empleador tiene una buena liquidez, siendo el Estado. Pero no quiero quejarme de nadie, ya no, sólo quiero que me paguen, para poder pensar en otra cosa, en algo digno de ser pensado, creado, modelado, formado, y no una realidad donde el dinero es lo más importante, en el mismo plano que la mayoría de la gente, no.

Comenzar el séptimo mes sin paga, es como pensar en ir a trabajar con el estómago vacío, y deber echarle ganas.

En una ciudad tan grande como París, o en cualquier urbe, a nadie le importa si no tienes dinero para seguir jugando a estar en una metrópoli. Si no tienes fichas para jugar, simplemente no juegas, y te esperas a que puedas comprar más.

Fuera del juego, veo que está lloviendo, que no hay sol, y que si no quiero que llueva, tengo que encontrarme un Coronel, escribirle cartas para pasar el tiempo hasta que me toque jugar de nuevo, y que la espera valga la pena. Maldito dinero.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s