Garabatos / Gribouillis

Plumón y acuarela, A4; Feutre et aquarelle; Pável García, 2020

Así comienza esta rama, pronto habrá calcomanías y originales, y lo que surja en el camino. Nos vemos pronto por los muros y vidrios de la ciudad. Para los tiempos que corren, un nuevo alfabeto por crear.

Les mots étaient déjà là, maintenant ils prennent de la couleur: bientôt des auto-collants et des originaux et ce qui s’offrira à nous. Pour les temps qui courent, un nouvel alphabet à venir.

Graphisme: Hannah Sebal

Y mientras tanto, unos misisipis del gran Bejo:

et en attendant, quelques mississipis  de BEJO (english subtitles): Lire la suite

Si me diera cuenta

traffic-332857_960_720de todo lo que pasa,

me dolería la cabeza.

No sé qué es preferible,

si darse cuenta o no.

Cuando me hago la pregunta,

ya es demasiado tarde,

como el final de la infancia,

como el primer vaso roto,

que no sabes por qué te arde

su caída,

su estallido,

cuando nace lo de antes

y después ya nunca es lo mismo.

Baja esa matraca

 

gribouillis 1 pavel découpé

Serie del círculo #15, plumón y acuarela, papel A4, 2019 © Pável García 

Mis vacaciones de verano empezaban como desde hacía siete años por las mismas cuestiones de inmigración : o sin tiempo o sin dinero. En este caso era más el primero que el segundo, al menos en lo inmediato. Nunca había podido hacer planes más allá de un par de meses. Estaba trabajando como recepcionista de noche en un hotel tres estrellas con ambición de una cuarta en el barrio de la Opera Garnier desde hacía dos meses.

En ese medio no hay fines de semana y no se pueden pedir días cuando se acaba de llegar. Normal. En total, logré partir cinco días, durante una semana en que trabajaba sólo dos noches, pero implicaba irme directo después del trabajo, a las ocho de la mañana para agarrar un tren y llegar a las once a setecientos kilómetros al sur, casi hasta la playa.

Los TGV son maravillosos, silenciosos y cómodos, los franceses saben de eso, me gustan casi tanto como sus quesos, pero menos que su vino, mirando por la ventana mientras se atraviesa Francia a trescientos kilómetros por hora.

– ¿A dónde vas tan floreado y sin dormir?, preguntó mi colega Charlotte que tomaba el turno matutino y que se había levantado tarde de la cama y llegaba sin maquillar.

Charlotte me caía bien, tenía una forma de ser desenvuelta y a la vez discreta, una voz suave y una plática fácil. En los servicios, los cambios de turno pueden ser incómodos o agradables. Con ella era el segundo caso.

– A mi ciudad adoptiva, a Marsella.

– Y ¿por qué es tu ciudad adoptiva?

– Porque desde el primer viaje de una semana que hice, encontré muchas amistades durables, supongo que es el mar, una vez que te metiste, ya te bautizó y la ciudad te abre las puertas, las de las cosas sencillas y bellas.

– ¿Estás borracho?

– No, cuando no duermes por la noche, uno se pone poético o melodramático al salir.

– Ya sabes que a mí me da igual, pero mejor no te pongas poético cuando esté la jefa. Diviértete y nos vemos en cinco días a la misma hora.

Es decir que no debería haber tenido vacaciones, puesto que estaba tan jodido, pero si no se sale del monstruo de la ciudad que te trata de comer, se puede acabar muy mal. Con las noches en el hotel, había que tener cuidado. Lire la suite