Aviones siempre aviones

Un amor real

es como dormir y estar despierto;

un amor real

es como vivir en aeropuerto.

Pasajera en trance, Charly García

 

 

 

Aviones, siempre los sueños de aviones y vuelo.

Incluso habiéndome ido,

nunca dejo de irme;

y estoy seguro de que,

ni volviendo,

llegaría por completo;

y regresaría estando allá,

tanto como me voy,

ya estando aquí.

En los sueños o en los suspiros,

la inminencia del viaje apresura todas situaciones,

una y otra vez.

Supongo que eso es ser extranjero:

un estado aparte,

una partida

sin punto de salida

ni de llegada,

un estado solitario,

una libertad bella y extraña

que se mete bajo la piel,

hasta que la otra cambia,

para ocupar su lugar.

En los sueños,

todo es verdadero y claro,

aunque efímero

como el humo de un cigarro,

y me ha quedado claro que

ya no hay sólo un lado,

sino dos,

la suerte me sonríe,

como cuando me dio

dos familias

que me aman.