Tares dés

0971823f4c79ecab0893c227537f1361-miniature-photography-people-art

Slinkachu, 2015

 

Chacun ses tares,

chacun se tait quand il le croit nécessaire,

à tout un chacun sa boussole

et ses hasards,

sa tristesse ringarde,

y compris pour soi ;

sa mégarde,

mal placée,

hors tempo,

et les bons jugements faciles

avant la tempête.

Chacun ses tares, Lire la suite

La bicineta paranoica

Slinkachu, 2010

ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ya va a llegar / siempre fue así / es lo que hay / ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / es por acá / es por acá / es por acá / es por acá / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / ir y volver e ir y volver e ir / it´s a long wild ride.

Martín buscaglia, Ir y volver e ir, 2004

_________________________________________

Por Oliverio Rozado

_________________________________________

Me coloco los audífonos, me pongo las gafas, me trepo a la rila y…

¡Chale! Ya se me picó la cámara. Ni hablar — me digo. Entonces voy con Mi mai para que la ponche:

—¿No se tarda verdad? es que ando con prisa—. Al cabo de un rato y un cigarro y medio, tengo la llanta como nueva, le pongo play otra vez y emprendo el viaje cotidiano.

Doy vuelta en Allende pegadito a la banqueta pensando en que ojalá el carro que viene a mi izquierda me haya visto.

—Imbécil— le digo, por poco y pierdo el equilibrio. Me paro sobre los pedales y aprovecho el libre tramo que tengo por delante, acelero mientras le hago coro a King Crimson y en un santiamén llego al primer semáforo; no funciona, todos quieren pasar y nadie ve mi bicicleta: “La Calavera en Llamas”. Me cruzo la calle obligando a que me vean; me les aviento como quien dice. Un melódico claxon armoniza una mentada, sólo muevo la cabeza. A pesar de que voy en sentido de los autos no tengo espacio para maniobrar: se me pegan y se me cierran bloqueando el pequeño espacio que ocupo, forzándome a frenar. Las combis y los micros son los más idiotas, se paran donde se les antoja para subir y bajar pasaje, deberían multarlos, más por su ruidero y el exagerado monóxido de carbono que restriegan en la cara.

—¡Cabrón pon tu direccional!— casi me estampo. Al fin llego a Juárez: todos en doble fila ¿por dónde pretenden que voy a pasar? —¡órale y esa nena!— tuerzo el cuello como muñeco de ventrílocuo.

Sigo manejando y un güey viene en sentido contrario, ¿Qué no saben que las bicis también tienen que respetar el sentido de los carros? Romper las reglas también lo he hecho, no puedo negar que a veces me da huevita dar tanta vuelta. Pero el calor, el tráfico y toda esa bola de paranoicos me esquizofrenizan. Me evitan la empatía. En este momento todos son idiotas menos yo.

—Mm’ta, tenía que ser vieja—, digo con espontáneo, pero justificado, gruñido misógino— qué no ve que los niños salen de la escuela, no se vaya echar a uno. Lire la suite