Amar de nuevo

Cabeza de Camille Claudel y mano de Pierre Wissant, Auguste Rodin, 1895.

Amores incompletos
He tenido por montones
Y aún me penan
Aún me penan.
Han turbado mi mente
Fusilado mis ganas

_________________________________

Los tres, Amores incompletos, disco homónimo, 1991

Por José Narvaez

_______________________________________

Creo que ayer alcancé

el ultimo escalón del masoquismo

cuando me masturbaba

y pensaba en ti con otros hombres.

Pensaba en la práctica abyecta

también mía

de coleccionar la carne

como buscando su cuerpo en el de otros;

así te conocí

tú, con tu propia incubación;

acostumbrada a tu demonio

gritabas por la redención de un nido

nos adherimos

con intimidad voraz

y, sin embargo , con esa intención

adolescente;

tímida;

contradijimos una fuente infatigable del deseo:

heréticos

indisponibles

nos prohibimos a nuestra propia costumbre despellejarnos en las noches

mutando:vacilando para siempre entre

nuestra decadencia y nuestra luz;

nos encaramos con cierta desconfianza , y con la torpeza

de hacer de nuevo del amor un sueño más concreto.

Lire la suite

Aimer encore

Blutch, la beauté, 2008

Par José Narvaez

 

____________________________________________________

Je crois qu’hier j’ai atteint

le dernier échelon du masochisme,

quand je me masturbais

et pensais à toi avec d’autres hommes.

Je pensais à cette pratique abjecte

aussi la mienne

de collectionner la chair

comme en cherchant son corps dans celui des autres;

C’est comme ça que je t’ai connue

toi et ta propre incubation

habituée à ton démon

tu criais à la rédemption d’un nid

on s’est adhéré

avec une intimité vorace

et, cependant, avec cette intention

adolescente;

timide;

on a contredit une source infatigable du désir

hérétiques

on s’est interdits

à notre propre coutume

de nous écorcher dans les nuits

mutants

vacillant pour toujours entre

notre décadence et notre lumière;

on s’est fait face avec une certaine méfiance,

maladroits

de faire de nouveau de l’amour un rêve plus concret. Lire la suite

Morfina en autoservicio

Recostado en la cama, esperando a que la anestesia pasara y volviera a sentir mi cuerpo, fue el primer momento en que pude pensar. Fue entonces cuando comencé a tratar de elucidar cuándo empecé a romperme la pata.

Algo me pareció claro, había ido demasiado lejos y no había sido en el instante estúpido en que mi pie se atrancó en la piedra, ni cuando me fui de bruces dejando la pierna atrás. Me plegué entonces, di un giro, el pie se liberó y cai en forma de l, pero podía ver la suela de mi zapato. Para entonces el dolor había explotado como cien fuegos artificiales, amplificado por aquella visión de mi suela que podría haber lamido. Después, ya no pude pensar igual.

Por suerte, o no, había dos hombres más con nosotros. Hasta que se atoró el tobillo, mientras subíamos aquella colina que nunca debí subir, no pude descubrir cuál de los dos era el que había invitado a mi casi ex-novia a emborracharse a un lugar prehispánico. Ella sólo dijo “ya no somos novios” y “voy a ir a tomar unas chelas con un amigo y uno de sus amigos”. Para entonces, ya daba igual, no conocía a ninguno de los dos y les había aguado la fiesta. De hecho por eso estaba ahí, más que para subir a los baños de Netzahualcoyotl para observar el valle de México, con su capa gris de contaminación entre los edificios, las montañas y el cielo.

Quizá empecé a romperme la pata desde que me colgó en la cara y yo salí como un rayo para esperarla afuera del trabajo, para ir con sus “amigos”. De nada sirve todo eso, afortunadamente estaban ahí. Y la suerte dentro de la mala suerte no se acaba con su presencia, todavía quedaban algunos reveses.

El que yo creo que la invitó, fue el que me acomodó la pata. Creo que era él, dado que tenía cierta formación militar. No quiero entrar en perfíles sicológicos porque con el cuerpo anestesiado todavía hasta el cuello, no sé, no es lo mismo, por decirlo de alguna manera, aunque no trabaje propiamente con el cuerpo. Da igual, estoy solo, puedo pensar lo que quiera. Creo que era él, porque a ella siempre le han atraído los uniformados, salvo yo, y a eso es a lo que iba; yo no se lo diría, pero teniendo un padre que es agente federal, con esa historia del abandono de la familia, es muy probable que fuera él. Lire la suite

A la gloria de mi gargajo / CASEY

He aquí la traducción en forma de subtítulos de la canción que figura en la puerta de éste artículo. Ésta canción forma parte del disco Libérez la bête (Liberen a la bestia) de la rapera Francesa de origen antillano: Casey.

Está enojada, nosotros también y ella lo dice de una manera que Los Tr3s podrían comprender igual cuando cantan su « Primera vez » a el hijoeputa de Pinochet.

Con ustedes, la bestia y sus diversas ideas para unos buenos gargajos sobre gente de mala calaña.

 

Y la versión bilingüe de la canción, pa los que gusten: Lire la suite

La voix de l’expérience II / La voz de la experiencia II : Cheikh Ahmad Al-Tûni, in memoriam

Issue du film Vengo, de Tony Gatlif (2000), un metteur en scène dont l’oeuvre traite  des migrations et la musique, en différentes proportions et origines. Dans cette scène une rencontre musicale du Flamenco au chants soufi, de l Espagne au Maghreb, puis au Machrek en suivant le chemin inverse que la musique et les gens ont parcouru à travers l’histoire.

Le Monsieur, c’est l’égyptien Cheikh Ahmad Al-Tûni (1932-2014); les chants sont d’inspiration soufi,  le contenu des paroles est alors contemplatif et poétique bien qu’il puise sa source dans l’Islam. C’est ce film qui lui a permis de se faire connaître dans le monde entier, avec l’ouverture du grand Tomatito à la guitare flamenca, ainsi que d’autres musiciens.

Ce type de parcours historiques à travers la musique, Tony Gatlif les connaît bien, Latcho Drom, sur les traces de a musique gitane depuis la Vallée de l’Indus, jusqu’en Europe. Voici le lien avec le film complet

« Cheikh » est le  nom que portent les personnes qui connaissent le Coran. à ce sujet, Taha Hussein (1889-1973), égyptien lui aussi, nous raconte dans son attachant Livre des Jours, comment, ayant appris le Coran á neuf ans, il ne trouvait aucune utilité concrète à ce nouveau titre qui l’insérait dans la société, mais qui ne le distinguait pas spécialement, et qu’il finirait par trouver futile.

Et maintenant la musique et si quelqu’un parle arabe, une traduction pourrait être encore mieux:

Et voici le film complet: Lire la suite